Sign up with your email address to be the first to know about new products, VIP offers, blog features & more.

Quemando Ibiza

El domingo pasado se desató uno de los incendios más fuertes que han asolado nunca la isla de Ibiza devorando 400 hectáreas, dicen los medios, de paraje natural y protegido.

Se produjo en la cala de Benirrás al norte de la isla.
Hasta ahora no me animé a escribir sobre Ibiza. Está en mi corazón, en mi memoria y ya está. Siempre encuentro gente que, con razón, ve la isla como un parque temático refugio de todo tipo de perturbados buscando fiesta, drogas y  playas masificadas…
Pero Ibiza no es en absluto eso, y hoy  ¡se quema de verdad!
¿Será esto el impulso definitivo para que se controle un poco el turismo masivo en busca de fiesta y locura que se vende en la Isla?
Ojalá sí, ya que más allá del Space, Amnesia, Privilege o Pachá existe una cara desconocida poblada de higueras, pinos retorcidos por el capricho del viento, iglesias blanquitas, pueblos fantasma, calas inaccesibles, cuevas secretas con pasadizos a las profundidades del mar, escondites en los acantilados, campos anaranjados y arcillosos y verdes y frescos, barquitas desconchadas durmiendo en los costados de las playas, faros vigías que guardan los secretos de los pescadores, luz vital, luz marina, raves secretas, luz de neón…
Es cuestión de estar atento y la isla te irá ofreciendo todas y cada una de sus virtudes. Cuando la isla te hable sonreirás con la tranquilidad del que ha encontrado la esencia del lugar y verás esa sonrisa también en otros, es entonces cuando surge una complicidad con la gente y el lugar que hará que nunca te quieras marchar…
 Entonces contemplas con furia como hordas de turistas pasan por allí con los ojos cerrados, con euforia incontenible, quieren tragarse todo el pastel sin saborear, sin respetar…  Da igual, la isla acabará expulsándoles, cogerán un avión de vuelta a casa con resaca, nunca habrán estado allí de verdad, habrán vivido un viaje fantasma… una realidad ficticia… un espectáculo, pero se cierra el telón.
Es muy bonito saber cuándo te sientes en tu sitio, saberte con los pies en la tierra y a la vez tener la sensación de flotar  en el mar. Eso es para mi Ibiza.
Se quema lo mejor de la isla…

No Comments Yet.

What do you think?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *