Sign up with your email address to be the first to know about new products, VIP offers, blog features & more.

Viaje a Uzbekistán: Samarcanda

Tashkent-Samarkanda en tren.

Para llegar a Samarcanda desde Tashkent hay que coger el Talgo y no estoy delirando. Uzbekistán ha comprado a España dos trenes de alta velocidad para cubrir el trayecto de 344 kilómetros Tashkent-Samarkanda en tan solo dos horas. La verdad, nosotras cogimos otro tren, no por hacer un feo al AVE denominado “Afrosiab” (antiguo nombre de Samarcanda) sino porque era más baratito y había que madrugar menos. Este tren demoró cuatro horitas con la calefacción de gas por los aires y con un revisor que al comprobar nuestros pasaportes se rió divertido y nos preguntó señalándonos: (cito de oído) – ¿Sistriskas? – Supongo una mezcla entre “sisters” y cómo quiera que se diga hermana en ruso. Se podía advertir su gran simpatía y afecto hacia nosotras y en general hacia los extranjeros.

En Samarcanda nos recibió Denis. Habíamos pedido por favor que nos viniesen a buscar y se presentó un chico alto rubio, ojos azules, hablando inglés perfecto y con una gran sonrisa.

– Denis, Where are you from?

– Samarcanda

– Really?

– Yes … -Y yo pensé, no puede ser.

– Ok, Russian and Uzbek.

…Vale entonces sí me lo creo

Le digo a Denis que vengo a escribir una guía de viajes y sin saber lo mucho que me está ayudando empieza a hablar sin descanso durante todo el trayecto hasta el hotel…

Historia de Samarkanda

La ciudad de Samarcanda está ligada indisolublemente a un nombre: Timur, (en España conocido como Tamerlán). Este emperador fue el fundador de la dinastía timúrida que duró menos de un siglo y finalizó con el asesinato de su nieto Ulug Beg a manos de su propio hijo. Los samarcandíes le veneran a través de una estatua gigante que se encuentra en la zona reconstruida por los rusos y no precisamente la parte más bella de la ciudad.

 

Timur nació en 1336 y murió en 1405 a causa de un catarro cuando se disponía a conquistar China. Esto no lo logró, pero durante su mandato hizo suyo un gran imperio que comprendía desde Estambul hasta Indonesia, pasando por Persia, India, Mongolia, Nepal y parte de Rusia. Además de conquistador, Timur era un gran amante de las artes y se encargó de construir las madrasas, mezquitas, torres y mausoleos más bellos del mundo. Para ello, no escatimaba en crueldad. En cada ciudad conquistada se encargaba de reclutar con auténtico ojo de cirujano a los mejores arquitectos, matemáticos, escultores, pintores y artistas gracias a los cuales creó la ciudad más bella del momento, Samarcanda.

Plaza del Registán.

Visitar Samarkanda en un viaje a Uzbekistán.

Plaza del Registan en Samarkanda

 El mejor ejemplo de la dinastía timúrida que se puede apreciar en Samarcanda no lo construyó Timur, sino su nieto Ulug Beg y sus descendientes: la Plaza del Registán (Plaza arenosa).

La Plaza la conforman tres enormes madrasas, dos enfrentadas y otra cerrando el círculo a modo de anfiteatro cuadrangular. El conjunto compone un espectáculo simétrico y grandioso que no te deja apartar la mirada. Eres pequeño, muy pequeño mirando estas tres imponentes fachadas revestidas de mosaicos y de dibujos interminables. Cómo curiosidad, la madraza de Sher-Dor (1619-1636) luce dos increíbles leones naranjas que se interponen a todo principio islámico de no representar imágenes de animales en su imaginario sagrado. Teniendo en cuenta que estas madrasas servían de escuelas coránicas, podemos hacernos una idea de la excelencia del lugar como símbolo de sabiduría por encima de cualquier impulso dogmático que pudiese frenar la belleza de la expresión artística y humana.

Mezquita de Bibi-Khanym.

Mezquita de Bibi-Khanym en Samarkanda

Mezquita de Bibi-Khanym

Caminando por una avenida amplia y muy recta (Tashkent Ko-chasi), trastocada como no, durante el periodo soviético, llegas a la Mezquita de Bibi-Khanym, una de las más grandes del mundo islámico. Hoy quedan los restos pero aún así se puede apreciar la grandiosidad de lugar. Cuenta la leyenda que Timur la construyó en honor a una de sus esposas, Bibi-Khanym, dejando al arquitecto orden explícita de que estuviera terminada antes de su regreso de una de sus múltiples conquistas. Este se enamoró de la mujer y no terminó nunca su encargo y por ello fue ejecutado. En los jardines de su interior hay otras dos mezquitas más y unas cuantas tumbas donde descansan  algunos descendientes y allegados de los timúridas. Justo enfrente se encuentra el mausoleo de Bibi-Khanym que debía de ser una de las esposas más bellas de Timur pues no escatimó en obsequios para ella.

Chorsu.

Bazar (chorsu )en Samarkanda

Calabazas gigantes en el bazar (chorsu )de Samarkanda

Ya al final de la avenida (Tashkent Ko-chasi) justo antes de girar a la derecha en dirección al mausoleo de Shah-iZindah se encuentra el Bazar (Chorsu) uno de los más bonitos de Asia Central. Teniendo en cuenta que deambular por un mercado es ya de por sí una experiencia multi-sensorial, paseando por este mercado descubres cuál es la materia prima de Uzbekistán y de donde provienen los suculentos desayunos con los que nos deleitaban en los hoteles… calabazas enormes, finas especias, panes decorados con semillas de flores, quesos de cabra, membrillos, tomates, miel, manzanas, huevos, melones

Shah-iZindah.

Shah-iZindah en Samarkanda, Uzbekistán.

Shah-iZindah en Samarkanda

En Shah-iZindah se paró el tiempo, quizá porque es una enorme ciudad-mausoleo y ahí solo mandan los muertos. Es verdad, se respira silencio y quietud, es un lugar muy tranquilo. Cada tumba está en un pequeño mausoleo, son como pequeñas y grandes casas que albergan restos de familiares y allegados timúridas. Ninguna es igual a la otra y sus paredes están decoradas con un impresionante trabajo de mosaico sobre azulejos donde predomina el color azul. Se cree que este complejo ya existía antes de Timur y que fue construido por un primo del mismísimo profeta Mahoma, encargado de traer el Islam a esta parte del mundo.

De entre todos destaca el mausoleo de Shirin-Beka-Oko construido por Timur en el XIV para su hermana. No  se puede explicar exactamente por qué el lugar te engulle, paraliza y luego te relaja. Será por la belleza de sus paredes de mosaicos turquesa y blanco… Shrin-Beka-Oko descansa en el lugar más bello del mundo, por lo menos de mi mundo. No quise hacer fotos por respeto pero mi hermana se atrevió con esto .

Shirin-Beka-Oko Shah-iZindah en Samarkanda

Shirin-Beka-Oko

En contraposición me encuentro con otros mausoleos fríos, oscuros y no tan cautivadores, al contrario, habitaciones con una fuerza arrojadora hacia el exterior.

Pienso que así como Timur fue un colosal conquistador y un gran mecenas de todas las artes no debió de hacer muy feliz a las personas que le rodeaban. Cada tumba habla por sí sola.

Los dos últimos hitos de interés arquitectónico e histórico dentro de Samarcanda son el observatorio de Ulug Beg y el Mausoleo de Gur Emir, donde está enterrado el mismísimo. O eso dicen, Timur quería ser enterrado en Shahrisabz, su ciudad natal pero las fuertes nevadas impidieron poder trasladar allí su cadáver. Nosotras sí fuimos.

 Shahrisabz.

Shahrisabz es la ciudad natal de Tamerlán

Shahrisabz es la ciudad natal de Tamerlán en Uzbekistán.

A una hora de Samarcanda, Shahrisabz se encuentra en un valle después de atravesar un puerto de montaña bastante vertiginoso.

Esta ciudad se conserva intacta de la invasión rusa y guarda un sabor auténtico tanto por su estructura urbana como por sus habitantes. Las mujeres visten con faldas largas y pañuelos en la cabeza estampados con motivos florales de todos los colores imaginables, textiles propios de Asia Central con gran influencia rusa pero digamos que lo más “bonito de la herencia soviética”. Aquí también hay mercados, mezquitas y madrasas. El tiempo es más benigno que en Samarcanda en Noviembre y la tranquilidad reina en los lugares sagrados en contraposición con el bullicio de la calle.

Lo más bonito, ver como los fieles acuden corriendo a la mezquita y se quitan los zapatos apurados no sea que se les regañe por tal impuntualidad.

 

No Comments Yet.

What do you think?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *