Sign up with your email address to be the first to know about new products, VIP offers, blog features & more.

Las chicas de campo de Edna O´Brien

Las chicas de campo” es la primera novela de la escritora irlandesa Edna O´Brien. Es el primer libro de una trilogía que continúa con “La chica de ojos verdes” y “Las chicas felizmente casadas”.  Edna O´Brien siempre afirma en sus entrevistas que esta trilogía tiene tientes biográficos y no es de extrañar que más tarde publique su autobiografía titulada “La chica de campo” en singular.

UN POCO DE EDNA O´BRIEN PARA ENTENDER LAS CHICAS DE CAMPO

Edna O´Brien nace en una comarca rural al oeste de Irlanda en 1932. Al igual que Caithleen y Baba, las protagonistas de la novela, su infancia también  se desarrolló en un entorno rural marcado por el fervor religioso. Ella siempre ha dicho que su casa era un hogar venido a menos marcado por la afición de su padre al alcohol y el integrismo religioso de su madre. En su casa solo se leían libros de salmos. Confiesa que un día llegó a sus manos el libro de Joyce “Retrato del artista adolescente” y que esta lectura le cambió el chip, reflexionó sobre el entorno tan opresivo del que bebía y quiso escribir sobre ello. Este será uno de los puntos de partida de la temática de sus novelas. La escritora habla sobre Irlanda, lo hace desde  dos puntos de vista, el de la emoción, retratando con clarividencia y belleza los paisajes de su infancia y también desde la crítica sutil hacia las reglas establecidas.

Escapa muy joven de su casa para estudiar farmacia en Dublín donde trabajó brevemente como boticaria hasta que conoció al que sería su marido el también escritor Ernest Gebler del que se divorcia 10 años después. El motivo de su divorcio, cuenta en su biografía, fue que su marido no soportó el éxito de su mujer tras la publicación de su primera novela, Las chicas de campo, que le proporcionó fama mundial en 1960 por, entre otras cosas, criticar la situación de las mujeres en un entorno hostil. Este le exigió los cheques con el dinero de la obra. Ella se lo dio y acto seguido se fue de casa. Estamos pues ante otra temática de O´Brien que podemos apreciar en la novela, el feminismo entendido como una reivindicación de la supervivencia de la mujer en las duras condiciones a las que se veía sometida a sobrevivir.

Este éxito mundial que le proporcionó “Las chicas de campo” no fue igual de celebrado en su tierra natal, donde por lo visto, se quemaron públicamente ejemplares de su novela en repulsa a las referencias sexuales explícitas. Tras la quema de ejemplares por parte del párroco de su pueblo fue declarada “enemiga de Irlanda”. Ella dice: el catolicísimo lo impregnaba todo, todo era pecado, el cuerpo era pecado, para su madre, cuenta, escribir era un camino de perdición. Sin embargo, Edna O´Brien cree que su madre ha influido poderosamente sobre su manera de escribir, ya que su madre era una escritora oral nata,  “La influencia de los padres es enorme, aunque se esté en desacuerdo con ellos” dice. Creo que es otro tema fundamental de la novela, del que también hablaremos.

CUESTIÓN DE ESTILO

Para la escritora la belleza formal y estilística es fundamental. Aunque está escrito en un lenguaje directo y sencillo en primera persona, es difícil pasar por alto el cuidado que la autora dedica a describir con emoción y lirismo los paisajes, la ambientación y la atmósfera.

Estas son algunas frases recogidas de la autora en sus entrevistas respecto al lenguaje:

 “En Londres la lengua es la misma aunque los irlandeses le damos otra vitalidad”.

También dice:

 “La escritura da sentido a mi vida. Es un trabajo masoquista, pero cuando una consigue un párrafo, una simple frase perfecta entonces qué felicidad”

“Quien abarata el lenguaje abarata el pensamiento”

Además de una gran perseguidora de la belleza estilística, también encuentro a una gran escenógrafa. Me ha fascinado su talento para poner en escena pequeños actos casi teatrales

En la página 62, Martha, Baba, Declan y Caithleen están charlando animadamente, la charla comienza en un lugar de la habitación, Martha, mirándose al espejo, baila sobre sus puntas agitando un pañuelo de organza interpelada por Baba, ésta contesta con énfasis a lo que responden los niños con unos aplausos, sigue en sus puntas hacia el tocador y, cuando llega a la pecera, se baja de sus puntas y su voz se va apagando mientras se dirige ya sin mirar a los niños a los peces. Acto seguido suena un claxon.

LAS CHICAS DE CAMPO

El hilo argumental es la vida de Caithleen y sus vicisitudes desde la muerte trágica de su madre y su paso a la madurez acompañada por su amiga Baba.

La historia se divide en tres partes muy diferenciadas: la infancia en el campo, la reclusión en el convento y la ciudad.

Dice Edna O´Brien

“Es la historia de dos chicas pero en realidad, narra la  historia de Irlanda en esa época”

Irlanda, un país atrasado y  represivo especialmente en las zonas rurales. La muerte de la madre produce un shock en la criatura que se encuentra terriblemente sola y acechada por todo tipo de contrariedades, padre alcohólico, amiga cruel, amigos que se van, gente que quiere comprar las tierras de su madre. Las chicas trazan un plan para huir y llegan a la ciudad donde la juventud explosiona y el deseo y la sensación de libertad afloran.

En la primera parte, destacaría la presentación de la infancia como un terreno inseguro, donde la relación con la madre medía todo el equilibrio de la niña. La desaparición de ésta marcará toda la novela. También destaco la amistad con Baba, a la que la autora define como su “alter ego, su parte rebelde. ¿Creéis que en el carácter de una persona pueden coexistir personalidades tan antagónicas como las de ambas? ¿Os ha parecido muy cruel Baba con Caithleen o creéis que la infancia puede ser así de cruel y que hasta que no maduramos y ponemos ciertas cosas en valor un carácter menos dominante puede ser fácilmente avasallado?

En la segunda parte, en el convento Caithleen parece encajar mejor por su carácter obediente, que su amiga Baba, no obstante, el convento representa la cárcel a la que la religión somete a la gente.

Tercera parte, la ciudad.

La ciudad representa la libertad absoluta: Baba, parece perderse casi por completo, Caithleen estrecha su relación con el Señor Gentelman. El trabajo, el maquillaje, las fiestas, el flirteo… Condensa las escenas más divertidas para mí de todo el libro

Y FINALMENTE, MI REFLEXIÓN SOBRE EL TEMA FUERTE DE LA NOVELA (PARA MÍ, LAS CHICAS DE CAMPO)

La escritora Edna O´Brien afirma llevarse fatal con su madre que era profundamente religiosa. Ella misma participó en la quema de sus libros y renegó de ella tras la publicación de Las chicas de campo. La relación con la madre de Caithleen casi es idílica, es un recuerdo idolatrado pero no es profunda, no es real. Ella no era muy pequeña, estamos hablando de 13 años aproximadamente cuando la madre muere. Ya es tiempo para tener más recuerdos. No habla mucho de ella, parece ser más un espectro incluso cuando estaba viva. Parece que la madre no estaba cuando tenía que estar y luego definitivamente dejó de estar para siempre, una representación de la realidad de la autora con su madre.  En algún momento del libro, se sorprende a sí misma olvidando el aniversario de la muerte de su madre a pesar de que solo han pasado tres años y viendo con sorpresa, cómo su padre, al que tanto repudia, no la ha olvidado.

  • ¿Qué opináis?

 

 

No Comments Yet.

What do you think?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *